La pandemia del coronavirus ha azotado a todo el mundo. Mientras algunas zonas apenas están logrando contener los contagios, en otras ciudades están viviendo la clausura temporal de los negocios y tienen los hospitales saturados de enfermos. Con la aplicación adecuada de métodos de sanitización en tu hogar, negocio u oficina, podrás protegerte y evitar formar parte de las estadísticas.

Para comprender los beneficios de la sanitización en tu medio cotidiano es importante conocer la diferencia que existe entre esta, la desinfección y la esterilización. Aunque las tres fomentan la higiene y forman parte de las buenas prácticas sanitarias, es fundamental que identifiques la que puede protegerte de los contagios por COVID-19.

¿Qué diferencia existe entre la sanitización, la desinfección y la esterilización?

Primero vamos a definir cada uno de estos procedimientos de higiene y posteriormente comenzaremos a señalar las diferencias entre ellos.

– Sanitización

Es un método en el que se utilizan sustancias con propiedades germicidas o antimicrobianas para reducir la cantidad de microorganismos a niveles que no representen un peligro para la salud de las personas. Estas sustancias no son agresivas ni ponen en riesgo a los individuos que se encuentren cerca de la región en la que se realizó la aplicación.

En la sanitización no se pretende acabar con todos los microorganismos, como ocurre en los desinfectantes y con la esterilización. Este procedimiento se aplica en lugares donde pueden coexistir plantas, mascotas y personas y no causa efectos nocivos en los alimentos. Esta característica permite sanitizar hospitales, cocinas, restaurantes, hoteles, escuelas, oficinas y toda instalación donde exista actividad humana sin representar amenazas a la salud.

Si algún miembro de tu familia tiene alergias hacia determinadas sustancias químicas o tienes niños y mascotas en casa, la sanitización será de gran utilidad para proteger a los que habitan en tu hogar o quienes laboren en tus instalaciones sin causar mayores molestias.

– Desinfección

Este es un procedimiento más agresivo para terminar con un gran porcentaje de los microorganismos. Para realizar esta labor se aplican sustancias concentradas que en un lapso de 5 a 10 minutos pueden terminar con el 99.99 % de los agentes patógenos. Se debe reconocer que existen gérmenes que aunque no hayan concluido su desarrollo pueden representar un riesgo para la salud. Encontramos los virus y protozoos en fase vegetativa que deben ser eliminados en etapas tempranas.

Los procedimientos más comunes de desinfección implican el uso de sustancias químicas como el ozono, el cloro y las cloraminas. Cuando se trata de desinfectar los almacenamientos de agua suelen aplicarse mecanismos como la ebullición y la radiación ultravioleta. Si aplicas alguno de estos mecanismos, pregunta al especialista sobre el tiempo que tienes que esperar para reanudar tus actividades en la zona desinfectada y evitar una intoxicación. Durante la aplicación debes evitar la exposición de alimentos, mascotas y niños.

Esta es una diferencia considerable de la desinfección respecto a la sanitización, el grado de agresividad con el que se atacan los microbios y las sustancias que se utilizan. La sanitización no pone en riesgo de intoxicación a las personas ni a las mascotas, mientras que la desinfección puede ser tóxica si hay exposición durante la aplicación.

Debemos reconocer que en el caso de la desinfección no se consigue reducir a cero absoluto la cantidad de bacterias que ponen en riesgo tu salud. Un ejemplo de desinfección lo puedes encontrar cuando haces limpieza de tu inodoro. Es cierto que no matas todo aquello que puede hacerte enfermar, pero reduces considerablemente la posibilidad de contagiarte de alguna enfermedad causada por los microorganismos que habitan en los baños que no reciben aseo.

– Esterilización

Procedimiento que pretende erradicar con toda vida bacteriana, incluyendo aquellos gérmenes que no representan riesgos para la salud. Puedes encontrar ejemplos sobre la esterilización cuando se trata de las probetas empleadas en laboratorios. Para evitar la existencia de organismos que afecten las sustancias a combinar se recurre a la esterilización.

Los mecanismos más usuales para la esterilización que no implican el uso de sustancias químicas son los rayos ultravioleta y la radiación no ionizante, como la infrarroja. La esterilización cuenta con procedimientos químicos y también físicos, tales como la ebullición y otros donde el calor interviene, como cuando se usan autoclaves.

Aunque no se administren sustancias o compuestos químicos, debes extremar precauciones al momento de aplicar esterilización mediante procedimientos agresivos. A diferencia de la desinfección y la sanitización, la esterilización sí puede combatir por completo las esporas que pueden ser las causantes de enfermedades que afectan a los pulmones y otros órganos vitales.

Para que te sea más fácil entender la diferencia entre sanitización, desinfección y esterilización, recuerda el orden en que te citamos estos tres procedimientos. Están ordenados desde el proceso menos agresivo contra los microorganismos al más radical; del que requiere menor tiempo de aplicación al que puede durar más; del que puede tener menos efectos nocivos para el ser vivo expuesto durante la implementación del procedimiento al que puede causar daño en caso de inhalación o exposición.

Ahora que comprendes mejor cada uno de los procedimientos, es tiempo de identificar los principales métodos de sanitización que pueden darte mejores resultados en tu espacio.

Los mecanismos de ​sanitización más eficaces

la nebulizacion es la solucion mas recomendable a la hora de sanitizar areas

hay 2 metodos de nebulizacion que de echo son muy parecidos

Sustancias más comunes en la ​sanitización

las sales cuaternarias de amonio de 5a generacion es la soucion mas recomendable de hecho la recomienda la oms como un agente efectivo para sanitizar hogares y lugares concurridos

tambien existen otras opciones efectivas para sanitizar

hay desinfectantes a base de semillas de cítricos muy efectivos para desinfectar y sanitizar

¿Y para qué te sirve conocer la ​sanitización?

Puede ser que al leer tantos conceptos y nombres químicos hayas terminado por decir ¡basta de química! No me gusta esa materia. Pero hoy vivimos amenazados por una pandemia de la cual no hay precedente alguno. Mientras en algunos países la tasa de mortalidad es del 2 %, en otras zonas del planeta como en México rebasa el 10 %.

No existe cura ni vacuna que haya demostrado eficacia contra el coronavirus. Nuestra única esperanza es la prevención, y la sanitización es tu primera línea de combate contra la pandemia. Tienes que cuidar tu espacio de trabajo y tu hogar. Y si tus hijos pronto volverán a clase con la condición de ser reprobados si no asisten, tienes el derecho de exigir la sanitización de los salones académicos.

El Gobierno de México ha dispuesto que se reanuden actividades laborales y escolares de forma gradual. Pero si tú no aplicas las medidas adecuadas de prevención, te encontrarás en un foco de infección que pondrá en riesgo tu salud y la de tu familia y colaboradores. Y si en tu región todavía no se autoriza la posibilidad de regresar a las actividades, podrías contar con un caldo de cultivo de otros gérmenes en tu lugar de trabajo.

No necesitas ser un experto en química para conocer qué sustancias debes aplicar en tu centro de trabajo para liberarte de la COVID-19. Tal vez te parezca aburrido hablar de estos procedimientos, pero solo así podrás proteger tu vida, evitando el contagio. No te arriesgues a sanitizar por cuenta propia tu lugar de trabajo o tu casa. Recuerda que el uso inadecuado de sustancias puede causarte alergias en tu piel, intoxicación o incluso la muerte. Tampoco recurras al Internet para crear tus fórmulas desinfectantes, pues la química es una ciencia exacta que no se domina a través de videos, sino por medio de la experiencia y la actualización constante.

Cuida a tu familia y a tus trabajadores aplicando métodos de sanitización perfectamente regulados. Consulta con especialistas en el ramo las opciones que están disponibles para ti y que te garanticen la limpieza que mayor protección te brinde en contra de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *